Fui a la Behobia en coche y volví volando

Como ya he contado varias veces, en 2017 fui a explorar el norte y participar en la mítica Behobia-San Sebastián. Tanto me gustó, que nada más salir de la ducha, aún en Donosti ya estaba reservando alojamiento para el año siguiente para cuarenta personas.

Lo comenté a mis monstruos y empezaron a animarse. Algunos desde Valencia, otros desde Madrid y hasta de Andalucía vinieron a inundar San Sebastián de una marea azul.

Se iba acercando la fecha y la gente cada vez más motivada. Preparaban los coches, las equipaciones y se imaginaban ya en Behobia, listos para la salida de esos 20 kilómetros.

Lo que no sabían es que yo también estaba nervioso. Igual o más que ellos.

Llegamos por fin…

Era el primer viaje Sanus que preparábamos con tanta gente y la logística era complicada. Algunos salíamos por la mañana, otros a mediodía, unos de Valencia, otros de Madrid o Andalucía… y debía estar pendiente de todo.

Con todo eso en mi cabeza, se hicieron las 20h de la tarde en el Casco Viejo de Donosti y a partir de ahí, empecé a volar.

Ver como llegaban poco a poco y unos a otros se saludaban con sonrisas y abrazos. Tenían una cara especial y observar como disfrutaban entre pintxos y un poco de txakolí me hacía relajarme a mí también.

Llegó el sábado y nos fuimos a por el dorsal. Un buen pateo hasta la Feria de la Carrera para ir entrando en la prueba, entrevista en Maratón Radio y rápido otra vez a San Sebastián. Era hora de un poco de turismo.

Continuamos en la misma línea que el viernes, comida juntos, paseo por la Concha, subimos al Monte Igeldo y ahí ya fue brutal.

Unas vistas espectaculares, buena compañía y un paseo en lo más alto de San Sebastián que acabó de muy buena manera.

Liberando tensiones, creando equipo, haciendo piña y disfrutando. Cuando nos dimos cuenta, un grupo de adultos habíamos llenado los coches de choque, disfrutábamos como niños y llegamos a sentir algo que teníamos muy adentro, la felicidad de estar “en familia”, de recibir el apoyo, el cariño y los ánimos de los compañeros.

Pasado ese buen rato de “activación pre-competición”, volvimos al hotel para cenar todos juntos, un pequeño briefing y a dormir, al día siguiente tocaba la carrera.

 

 

La carrera

¿Los veinte kilómetros? No voy a descubriros nada que no sepáis: ambientazo, ánimos, palmas y cuestas, algo espectacular.

¿Con que me quedo yo? Con Juan y Juanjo corriendo juntos, con Domingo y Lili volando sobre el asfalto, con las sonrisas en todas las fotos que nos hizo Adri…con el sentimiento, con eso me quedo.

Y así fueron los tres días que vivimos en San Sebastián.

Un lugar al que llegué con nervios y tensión esperando que todo saliese bien y volví volando gracias a todo lo que me hicieron sentir mis monstruos.

Por cierto, para la próxima edición ya hemos reservado para cincuenta monstruos.

Pd. Fotos de ADRsportphoto

Rubén Gadea
Cofundador y CEO de Sanus Vitae

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.