¿Las dietas bajas en carbohidratos son adecuadas para corredores?

publicado en: Sin categoría | 0

Estos últimos meses han acudido varios corredores de montaña a mi consulta y algunos de ellos me preguntaron sobre la creciente moda de llevar una dieta baja en carbohidratos para mejorar la composición corporal y con la finalidad de mejorar el rendimiento. Este tipo de dietas siempre han sido populares en deportistas del mundo del crossfit y fitness pero ahora está creciendo su popularidad en corredores.

11083776_10203373776979130_2906384040996735394_o

En estas dietas se reduce mucho el contenido en alimentos ricos en carbohidratos (pasta, arroz, cereales…) a favor de un perfil de dieta más alto en grasa (aceite, aguacate, frutos secos, pescados grasos), mientras que se mantiene el consumo de alimentos proteicos (carnes, pescados, huevos…) y de alimentos vegetales (verduras, hortalizas y frutas).

El objetivo de estas dietas es reducir la disponibilidad de carbohidratos en el cuerpo (glucosa en sangre, y glucógeno en hígado y músculo), mantener los niveles de insulina bajos con el fin de mejorar la composición corporal (reducirla cantidad de grasa corporal) y mejorar la capacidad de metabolizar las grasas disminuyendo la dependencia de carbohidratos como fuente de energía.

Los deportistas corredores de larga distancia hacen la mayor parte de las competiciones a baja intensidad, en zonas aeróbicas lipolítica, donde predomina la utilización de las grasas como fuente de energía. Y se ha comprobado que dietas con un bajo contenido en carbohidratos mejoran la capacidad de utilización de las grasas como fuente de energía.

Pero esta teoría no contempla que los corredores de larga distancia realizan sus entrenamientos a una intensidad elevada; entrenamientos de cuestas, de fuerza, de técnica de carrera, series, etc. En esos entrenamientos y a esas intensidades, el corredor necesita la energía que le aportan los carbohidratos para conseguir mantener la intensidad del esfuerzo, ya que a esas intensidades el metabolismo de las grasas no es suficiente para provisionar al músculo de energía.

Así, el seguimiento de dietas bajas en carbohidratos mientras se siguen entrenamientos de gran volumen e intensidad, puede interferir negativamente en el rendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.