Varios factores –entre ellos los genéticos– intervienen en la talla y el peso de los niños,
pero está comprobado que el ejercicio físico y la buena nutrición puede ayudar a que no
engorden y crezcan adecuadamente.

La actividad física, por ejemplo, los mantiene en forma, mejora su resistencia
cardiovascular y fuerza muscular, así como aumenta su flexibilidad corporal y estimula el
crecimiento.

Según la actividad física que se desarrolle, el tiempo y su intensidad, el deporte estimulará
fisiológicamente la producción de la hormona del crecimiento, cuyo incremento puede ir de
5 a 10 veces su valor normal.

En SANUS VITAE, contamos con programas especializados en nutrición y entrenamiento
infantil para que los más peques también disfruten de una vida sana y de sus beneficios.

ELIGE TU SEDE