Un día me calcé las zapatillas y eché a correr. Ahora tengo un nuevo reto.

publicado en: Sin categoría | 0

Mi nombre es Mary Carmen, soy de Zaragoza y tengo 30 años, mi relación con el deporte, podría decir que ha sido amor odio, pero en realidad y hasta hace muy poquito ha sido sólo de odio.

mcarmen

Toda la vida fui una niña gordita, en el colegio se me reían, lo típico y claro las clases de gimnasia no eran lo más divertido del mundo. Siempre tuve mala forma física y profersores que no me motivaron demasiado a ver los beneficios de la actividad deportiva más allá de cumplir el expediente para sacar un 5 que no bajara demasiado mi media de notas.

Encontré un deporte que sí me motivaba, me divertía y además me sirvió para conocer gente, el Tenis y durante algunos años jugué los fines de semana, pero tampoco con un entusiasmo abrumador, jugaba y ya…

Engordé mucho durante mi adolescencia y mis capacidades se vieron muy mermadas, no es nada fácil mover más de 100 kgs a ningún sitio, cuando estaba a punto de llegar a unos límites que eran peligrosos para mi salud, nació Gabriela mi peque, ahora ya tiene 5 años.

Ella me hizo darme cuenta de que necesitaba adelgazar, porque quería jugar con ella y correr y tirarme al suelo, y con mis ya 130 kilos era muy muy costoso. Y entonces me operé de obesidad, y mi vida cambió, comencé a perder kilos y me apunté a un gimnasio, el objetivo no era más que el de evitar que mi cuerpo se viniera abajo con la perdida brutal de kilos que estaba sufriendo, y me sirvió para motivarme en mi cambio de vida.

Y un día me calcé las zapatillas y me eché a correr, bueno más que a correr a andar, porque a día de hoy aún no soy corredora, soy un proyecto de corredora.

Cuando llevaba unos meses saliendo un par de veces a la semana decidí apuntarme a mi primera carrera, 4 kms, para algunos será una tontería pero para mi fue uno de los retos más difíciles de toda mi vida, llegué la última, pero la última de todos! El coche de la policía iba detrás de mi, pero sabéis que? Mis compañeros volvieron a por mi y me acompañaron a entrar en la meta, fue una de las sensaciones de triunfo más grandes que nunca he vivido, en mi entorno me miran raro, piensan que estoy loca, pero esa satisfacción de haber llegado no la cambio por nada.

El cambiar mi estilo de vida ha hecho que mi cuerpo haya sufrido cambios, a mejor, poquitos, pero me encuentro más ágil, y he disminuido centímetros de cintura, que eso a mi que soy muy presumida pues como que me motiva mucho!

mcarmenbozal

Pero me di cuenta de que no avanzaba, que seguía sin poder correr muchos minutos seguidos, que no sabía como mejora, y buscando información llegué a Sanus Vitae a través de un amigo que prepara triatlón, y hablé con ellos.

Me motivó la filosofía de adaptar los entrenamientos al tiempo y la condición física de cada deportista, no todo el mundo está hecho para correr maratones pero ellos con su motivación te hacen creer que tú también puedes!

Con un grupo de profesionales que te ayuda a conocer tus límites, a mejorar tu rendimiento y además que te apoyan y animan cuando sales y no rindes o cuando algo duele es mucho más fácil entrenar.

Yo de verdad recomiendo que cambiar el estilo de vida es algo que al principio cuesta pero que luego engancha, salir una hora a correr a 2 grados bajo cero y con el cierzo de Zaragoza parece de locos, pero para mi es una hora en la que escucho música y llevo mi cuerpo al límite para luego sentirme muy bien y descansar aún mejor.

Y si además tienes al otro lado del teléfono a alguien que resuelve tus dudas y te motiva a seguir todo es mucho más sencillo.

Mari Carmen Bozal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.